Fue en el verano del año 2022 cuando Gustavo Dagoberto Contreras Carrasco comenzó a ofrecer, por redes sociales, la venta de parcelas de 5 mil metros cuadrados en un sector rural de Longaví.

La reserva para efectuar la compra era de 7 millones de pesos, siendo el valor total cercano a los 25 millones.

A los pocos meses los compradores comenzaron a ver que todo se trata de una estafa, realizando la denuncia que fue acogida por la fiscalía de Linares y de esta forma el fiscal Alexie Crisóstomo dispuso de diversas diligencias que finalmente permitieron levantar toda la documentación pericial y administrativa que permitió formalizar cargos en contra del imputado por el delito de estafa y otras defraudaciones en contra de particulares.

“Debido a denuncias recibidas directamente en la fiscalía de Linares como también querellas presentadas, el Ministerio Público instruyó a la Brigada de Delitos Económico de la PDI de Linares, la realización de diligencias para esclarecer los hechos denuncias. Estos hechos consistían que desde febrero a septiembre del año 2022 el imputado ofertó por diversos medios la venta de lotes de 5 mil o más metros cuadrados que nacen de una subdivisión predial en la comuna de Longaví. Él señala que el lote era de propiedad de una sociedad donde él era representante y único socio. Además, señalaba que existía una subdivisión en trámite en el Servicio Agrícola y Ganadero. Los interesados debían efectuar una reserva por 7 millones de pesos y firmar posteriormente un documento por el cual se hacía la reserva de los lotes. Así una vez que el Servicio de Impuestos internos asignar los roles a los lotes o en plazo de 5 meses se firmaría el contrato de compra y venta. Pero nada ocurrió en torno a aquello y por eso las víctimas presentaron las denuncias y querellas respectivas”, afirmó el fiscal Crisóstomo.

El fiscal señaló además que las diligencias permitieron establecer que ese inmueble nunca perteneció a la sociedad que representaba el imputado y que además no existía ningún ingreso o solicitud predial presentada ante el SAG.

“De esta forma – agrega Crisóstomo – la fiscalía pidió audiencia de formalización por el delito de estafa reiterado que afectó a 32 personas, siendo formalizado y tras cuatro horas de debate el tribunal acogió cada uno de los argumentos presentados por el ente persecutor junto con la petición de prisión preventiva y se fijó plazo de investigación de cuatro meses”.

Al término de la audiencia, que se extendió por cerca de 4 horas, los afectados agradecieron el trabajo realizado por el fiscal, quien tiene también a su cargo otras posibles estafas de este imputado a víctimas en un predio agrícola de la comuna de Yerbas Buenas, materia que actualmente es objeto de una nueva investigación penal en su contra.

 

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *