Desde el día uno que me he instalado como nuevo Consejero Regional del Maule, he incentivado y planteado uno de mis objetivos, que es trabajar en forma transversal para la región del Maule y para el país.
Sin perjuicio que somos mandatados por el Maule Sur, que son las ocho comunas que se complementan entre San Javier, Villa Alegre, Yerbas Buenas, Colbún, Linares, Longaví, Retiro y Parral.
Mi objetivo principal es trabajar por la región del Maule y que tenga un sello, un sello de distinción.
¿A qué me refiero con esto? En la región del Maule, su producto interno bruto está marcado principalmente por las actividades silvoagropecuarias.
Eso significa agricultura, ganadería y el área o el rubro forestal.
Siendo una zona agrícola, dentro de las partes silvoagropecuarias, no hemos sabido destacarnos con un sello, considerando que la alimentación de nuestras mesas diariamente está cubierta por lo que se produce en la agricultura.
Y eso significa tener productos que perfectamente podrían ser explotables y que nos podrían permitir servicios, apoyar los emprendimientos, el turismo, reactivar la economía, inversionistas y una serie de cosas más.
Desde el año 2017 vengo planteando, y lo dije en varios medios, la idea de desarrollar en la región esta iniciativa, por ejemplo, uno de los megaproyectos que nosotros deberíamos levantar es un puerto.
El puerto, que podría ser a la salida del río Maule, en Manguillines, podría ser en Constitución, se hace necesario, hoy día, la región del Maule siendo una región exportadora por excelencia, tiene que ir hasta San Antonio, dos o tres regiones más al norte, o hacia el sur, dos regiones más, que es por Lirquén, para hacer las exportaciones. No lo hablo solamente por la parte frutícola, hoy día tenemos la parte vitivinícola, frutícola, forestal, mineral, congelados, además tenemos los hermanos Argentinos, Uruguayos, Paraguayos y Brasileños, al otro lado, tenemos un tremendo corredor interoceánico.
Los argentinos parten con las exportaciones de litio, con un prometedor primer semestre de 2023 y grandes perspectivas para este año, el litio argentino también proyecta un gran horizonte para los próximos años. Con cerca de US$ 695 millones exportados en 2022, necesitan el Pacífico por los tiempos de tránsito más cortos.

Nosotros también necesitamos del Atlántico y también necesitamos usar el corredor interoceánico, que es el Paso del Pehuenche, por lo tanto, salir por el Atlántico haciendo camionaje de Chile, o desde Linares, desde Talca, desde la séptima región, hacia Buenos Aires, también nos ayuda a ahorrar en costos y ahorrar en los tiempos de tránsito, por lo tanto, es una negociación totalmente viable.
Tenemos la Macro Región, que es desde O’Higgins, Maule y el Ñuble, donde perfectamente podríamos tener Codelco con las exportaciones por nuestro puerto. Tenemos Curicó con los grandes cereceros, los grandes productores de arándanos, las viñas, las uvas, la parte vitivinícola.
Sin ir más lejos, solo en la región de O’Higgins, la carne de cerdo fue el producto con mayor cifra de exportación, que superó los US$ 480 millones, seguido de las cerezas frescas con valores por US$ 474 millones, las uvas frescas por US$ 256 millones, las manzanas frescas con envíos por US$ 236 millones y finalmente el Molibdeno con US$ 235 millones. Las exportaciones de Ñuble son fundamentalmente de dos sectores: forestal, que tuvo envíos por US$678 millones y un crecimiento de 9,6% respecto a 2019; y productos agropecuarios, con envíos por US$225 millones y un crecimiento del 70%.
También, el tener un puerto significa atraer turistas, el tema de los cruceros, inversionistas, emprendedores, o sea, hay una infinidad de cosas que se podrían ir dando si nosotros tuviéramos un Puerto.
Otro tema importante también es la conectividad, como por ejemplo, tener un Aeropuerto, como lo hacen las grandes ciudades, o como lo hacen los países europeos o los estados o las regiones o ciudades en Norteamérica, donde tal vez es mucho más tardío subirse al avión que el tiempo de tránsito, 15 o 30 minutos de vuelo y es todo, o sea, hoy día podríamos tener un aeropuerto que sea un eje central o de conexión hacia el sur y el norte del país, e inclusive hacia el extranjero, tanto para los mismos exportadores, para los emprendedores, los empresarios, para los inversionistas, jóvenes que estudian en otras regiones, adultos mayores y gente que tiene habilidades o tiene algún tipo de discapacidad, que tienen tratamiento médico en Santiago o en otras regiones.

Entonces, más allá de un tema de conectividad, es mejorar la calidad de vida de miles de personas, brindando un servicio de transporte y una conectividad mucho más eficiente, ahorrando en los tiempos de tránsito, ahorrando en la economía, como también permitir mayor inversión, sin contar los muchos puestos de trabajo que se crearían para llevar a cabo el funcionamiento de estos megaproyectos, aportando un importante incremento en la empleabilidad del Maule.
Además de lo ya mencionado, podemos decir que entre los múltiples beneficios que traería consigo esta gran obra, se lograría descongestionar significativamente las carreteras del país y el sistema ferroviario.
A partir de una obra de estas características va a ser mucho más atractiva nuestra región, lo que nos va a hacer entrar plenamente en un desarrollo.
La conectividad no se basa tan solo en tener wifi, sino que también se basa en esto, en tener mayor cercanía con las grandes ciudades. Ese es un segundo punto.

El tercer punto es la macroferia

La macroferia de Talca, en algún momento llegó a ser la segunda, la tercera más importante de Chile, después de Lo Valledor y La Vega Monumental.
Y hoy día, siendo la séptima región una zona, una región silvocropecuaria o agrícola, principalmente, no tenemos ese sello.
La Macroferia que tenemos hoy día, es una Macroferia que le falta administración, que falta inyectar a lo mejor recursos, mejorar la infraestructura, entregar mejores condiciones de seguridad, entregar mejores condiciones sociales.
Por lo tanto, podría permitirnos también, considerar que esta macroferia de Talca es la llamada macroferia de intermediación, que llega mucho producto de Santiago, o que llega mucho producto importado, por ejemplo, las paltas peruanas, que llegan a la macroferia, y desde la macroferia hacen la intermediación hacia Osorno o Puerto Montt, inclusive hasta La Vega Monumental. Por lo tanto, la macroferia de Talca, o la macroferia de la región del Maule, debería ser nuestro sello.
Nuestro sello que nos permita, como una región agrícola, tenerlo, y desde aquí, alimentar la región, y desde aquí, generar importaciones.
Pero tenemos que generar también mejores condiciones, como cámaras de frío, estacionamiento, y como ya lo había dicho anteriormente, los mismos temas de seguridad, mejor administración, mejor calidad de la infraestructura.
Entonces, ya con ese tercer punto, también podríamos estar inyectando recursos, podríamos generar mayor cantidad de impuestos al Estado, y que el Estado

después los invierta en salud, los invertirá en educación, podemos dar posibilidad de emprendimiento, tenemos mejor seguridad, vamos a generar mayor inversión, mejor atracción, e inclusive ayuda hasta para el turismo, porque normalmente en los grandes países, los mercados, las ferias, son atractivos turísticos, por lo tanto, todos vamos a ganar, y aquí, en estos tres ejemplos que estoy dando, pueden vincularse perfectamente, turismo, medio ambiente, inversión, economía, mayor cantidad de impuestos, los cuales van a retornar a la ciudad, entregar un sello distintivo a la región del Maule, hacia el país, y hacia el mundo, lo cual va a ser una ciudad mucho, mucho más amigable.
Tenemos todo como región del Maule para poder hacerlo, entregar un sello, y salir adelante.
Y eso significa, insisto, desde mi mandato, desde mi trabajo para el Maule Sur, como consejero Regional, mi visión es trabajar en forma transversal para la región del Maule.
Porque trabajar en la región del Maule, es independiente de los colores políticos, y eso significa, trabajar en beneficio de la región, entregándole una distinción, dándole un sello y eso va a generar también una mayor fuente de ingresos y una reactivación económica.
Lo que también significa mejorar la calidad de vida de miles de familias y va a hacer de nuestro Maule, una región ejemplo a seguir para las demás regiones.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *