Rectora Elisa Araya llama a explicar por qué no garantizar la paridad de género en el texto constitucional sería favorecer a las mujeres

Cinco rectoras de universidades del CRUCH manifestaron en octubre su preocupación por la regulación de los derechos de niñas y mujeres en el proyecto constitucional, sosteniendo que la propuesta de nueva Constitución anula el “largo trabajo y avances que hemos logrado como sociedad”.

Manifestaron también su honda preocupación por la consagración de la objeción de conciencia institucional que podría implicar afectar derechos de mujeres y diversidades.

A su declaración se suma la de profesionales del derecho, abogadas y abogados, que estiman que es “una propuesta que cercenó los avances logrados”e incluso implica un retroceso respecto de texto constitucional vigente (1).

El tema de si se dañan o no los derechos de las mujeres ha generado controversia e incluso acusaciones de que se falta a la verdad (2). Como Semanario, y en relación con la declaración conjunta de las rectoras sobre Equidad en la nueva Constitución, le preguntamos a una de las suscriptoras de la declaración, la rectora de la UMCE, profesora Elisa Araya, sí tenía una posición sobre el punto de vista de las partidarias del proyecto en el sentido que la propuesta fortalece los derechos de las mujeres, y sobre la acusación de que se mentía por quienes afirman que la nueva Constitución no defiende los derechos de las mujeres. Al respecto la rectora de la UMCE señaló lo siguiente:

“Creo que es interesante reflexionar sobre el hecho de que para contrarrestar tu opinión fundada en la lectura de un texto que será, de ser aprobado, una regla general para toda ley específica se esgrima como argumento que estas mintiendo, en vez de decir algo sobre el contenido del texto y del argumento que están planteando, por ejemplo, que digan por qué según ellos no garantizar paridad de género si sería favorecer a las mujeres.

Veamos bien.

En el parlamento; en los partidos políticos; en el mundo de los negocios o la dirigencia deportiva de alto nivel; en las ciencias y en la investigación de punta, hay menos mujeres que hombres. Lo que tenemos como evidencia de distintos estudios es que en general las mujeres siguen haciéndose, más que los hombres, cargo de la familia, del hogar, de las personas que requieren cuidado, dejando así de lado carreras o actividades públicas, de responsabilidad, de toma de decisiones o de ejercicio del poder. No generar mecanismos de discriminación positiva, como lo es hacer obligatoria la paridad de género de entrada y de permanencia en distintos espacios, hace que las mujeres se resten, y esto, nos parece empobrece la democracia porque un porcentaje importante de la población no participa más activamente con su mirada y con sus talentos. quien manifestó al respecto”.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *