55% de la red colapsada a dos meses de la temporada de riego, es el catastro de la situación hídrica en la comuna de Longaví, situación que preocupa al equipo multidisciplinario del municipio local por los agricultores de la comuna, que podrían verse seriamente afectados sino se revierte la situación, y para ello se necesita trabajar con urgencia con varios actores gubernamentales para dar solución a Canales y Bocatomas que se encuentran colapsadas.

Importantes reuniones sostuvieron los integrantes de las juntas de Vigilancias de los Ríos Longaví y Achibueno, con el equipo municipal encabezado por la alcaldesa (s), Sonia González, y profesionales del MOP, para conocer la situación hídrica post emergencia climática. Sonia González, alcaldesa (s) de Longaví, señaló que, “Tal como lo solito el alcalde está muy preocupados, no solo de las familias afectadas, porque ya estamos trabajando con el Departamento social y estamos en terreno entregando ayuda de colchones y frazadas, y aplicando la Ficha de emergencia, y también estamos preocupados de la inversión critica que fue afectada producto de las inundaciones, por ese motivo estamos reunidos con la Dirección General de Aguas,  con las Juntas de Vigilancias del Río Longaví y del Río Achibueno, del Canal Melado, en el cual entregaron un diagnóstico, y cómo municipio nos vamos a ser parte de este diagnóstico” Agregando que, “Vamos a escalar a niveles de Gobierno para poder ir en ayuda de inversión que se necesita y que fue afectada como las Bocatomas, los Canales, porque estamos pensando en un futuro cercano, en nuestros agricultores, porque ellos necesitan que lleguen las aguas hasta sus siembras, porque nosotros vivimos de la agricultura, por eso es muy importante reunirse y proponer soluciones para nuestros habitantes”.

Lisandro Farías Osses, ingeniero agrícola y administrador del embalse Bullileo y juez de agua del Río Longaví, indicó que, “El objetivo de la reunión fue presentar los antecedentes del impacto de las precipitaciones ocurridas de la semana del 22 al 26 de junio en la zona, pudimos dar cuenta el enfrentamiento de la contingencia del Río Longaví a través del Embalse Bullileo, que tuvo la oportunidad de mantener la crecida y regularla, y disminuir un poco los efectos que ya tuvo, y el estado positivo del Embalse Bullileo que ya está operativo, y el efecto que ha tenido en el lado Norte del Río Longaví”. Asimismo, indicó que, “Principalmente en esta reunión de coordinación con el municipio es para poder explicar las afectaciones que tuvieron Los Canales Quinta A, Quinta  B, San José,   Quinta Bajo, Las Mercedes, Canal primeras abajo y Canal primera arriba, principalmente es que hay mucho embaucamiento en la zona de lecho del río, y fueron borradas algunas compuertas y algunos canales de adopción, y en ese proceso tenemos más del 55% por ciento de la Red colapsada en este momento, a dos meses de la temporada de riego, entonces estamos en una situación de emergencia que requiere apoyo y que requiere coordinación, requiere flexibilidad en los permisos y  financiamiento”.

Finalmente, el profesional indicó que, “Hay que considerar el impacto que va a tener esta catástrofe en la generación de empleo y en el impacto económico que está teniendo puede ser grave si es que no se actúa a tiempo, y para ello necesitamos el apoyo del Gobierno, como la Dirección de Aguas, Comisión Nacional de Riego, entre otros”

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *