“El tabaco no solo provoca problemas de índole pulmonar, sino que favorece los estados depresivos, la osteoporosis, también favorece el cáncer en cualquier sistema  del cuerpo. Entonces  la morbimortalidad  asociada al tabaco es gigante, y siento que todavía los números no apoyan en disminuir en eso, pero por lo menos hay una movilización hacia entender que es malo”.

Es así como para la médico internista, Carolina González, ( integrante de Colmed Maule)  el uso del tabaco es un tema, sobre todo por su experiencia laboral  en el Departamento Respiratorio del Hospital Regional de Talca (HRT).  Indica que los inicios de las personas con tabaquismo pueden ser múltiples; para ser aceptados socialmente, en la adolescencia para pertenecer a un grupo, para pasar la pena, la soledad, eincluso ir al baño.

“El otro día una paciente me contaba que su único momento de desconexión  en el día era cuando se fumaba el cigarro en la mañana, a la hora de almuerzo y en la noche después de hacer todas las cosas en su casa. O sea la motivación para iniciarse y mantenerse en el ambiente tabáquico son muchas, a pesar de todos los mensajes que se dan en el sentido contrario”, señala.

Eso sí hay que reconocer que las campañas antitabaco en nuestro país han tenido su efecto, por lo menos ahora  socialmente es mal visto fumar, las personas se avergüenzan de reconocer su consumo, pero falta mucho camino por recorrer.

“Hay distintos pacientes tabáquicos, está el tabáquico social, pero también está el tabáquico que en la mañana fuma 40 cigarros al día por 40 años. Más allá de eso yo he visto llegar a pacientes con oxígeno en la nariz y pasados a tabaco. Pacientes postrados que ni caminan por el daño pulmonar que tienen,  usando oxígeno en forma permanente, y llegan pasados a tabaco, es que es más la adicción sin duda ”, enfatiza.

Y agrega, “el tema está en  que como es más aceptado socialmente ser tabáquico que alcohólico, la gente tampoco tiene esa presión, porque puedes fumar sin ser tan apuntado. Entonces la gente  no quiere dar al primer paso, no quiere intentar dejar de fumar, y si una persona con hábito tabáquico no tiene interés de dejarlo, es muy difícil que llegue a dejarlo”.

Pero sí es cierto, hay mucho terreno ganado en este tema, reconoce la profesional. Es cosa de  sólo mirar la serie “Los 80”, la gente fumaba dentro de las casas, en los hospitales, no había ningún control social, ni ningún tipo de restricción del Estado.

“Pero todavía ( pese a todas las campañas) se mueren millones de personas al año, por consecuencias directas o indirectas del tabaco. Todavía tenemos millones de pacientes  hospitalizados por enfermedades secundarias al tabaco”… es que a batalla contra el tabaco todavía no se ha ganado.

Finalmente, es importante señalar que el tema también pasa, por el negocio que genera el consumo. “El negocio de las tabacaleras es muy intenso, a pesar de hay leyes que hoy lo restringen, pero cuando hay temas de dinero de por medio, de grandes sumas de dinero es difícil contrarrestarlo”, comenta.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *