Detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (BRIDEC), en coordinación con el Ministerio Público, detuvo a un hombre por receptación flagrante de camioneta de alta gama.

El hecho se registró en atención a una orden de investigar por el delito de estafa y otras defraudaciones instruido por la Fiscalía Local de Linares, en donde el denunciante manifestó haber comprado una camioneta en el comercio informal, por medio de un contrato de compra abierto, sin realizar la respectiva transferencia, entregando un vehículo de su propiedad en forma de pago.

Seguidamente, el denunciante se percata que el vehículo en cuestión -una camioneta Ford F-150 Limited, año 2017, avaluada en 40 millones de pesos- tenía dos permisos de circulación del mismo periodo, de dos municipios diferentes de la Región Metropolitana, por lo cual realiza la denuncia al respecto.

Es así como detectives de la BRIDEC Linares comienzan las diligencias investigativas tendientes a esclarecer la situación, comprobando que uno de los permisos de circulación es falsificado, toda vez que no figuraba en los registros del municipio respectivo. Luego, los investigadores policiales se abocan a la ubicación del vehículo, el que mantenía oculto el denunciante en un sector rural de la ciudad.

Al realizar la inspección ocular del vehículo, los oficiales policiales se percatan que existe una lámina adhesiva que mantenía impreso un número de VIN de una camioneta de similares características. Al removerla, se observa el número original del vehículo, que, al ser consultado en las bases de datos, mantenía un encargo vigente por el delito de robo de la ciudad de Talcahuano, siendo esta persona detenida por el delito flagrante de receptación.

Esta información fue puesta a disposición del fiscal de flagrancia, quien instruyó que el detenido fuera puesto a disposición del Juzgado de Garantía para su control de detención.

Por todo lo anterior, el jefe de la BRIDEC Linares, subprefecto Chrystian Alarcón, entregó algunos consejos a la comunidad al momento de comprar un vehículo usado por un monto por debajo del precio de marcado “y con documentación abierta de contrato de compraventa y sin la respectiva transferencia, por cuanto no se puede establecer la línea comercial de los participantes en estas ventas, como tampoco el origen de estos vehículos, que generalmente pueden estar relacionados a otros tipos de delitos, como el robo con intimidación o robo con violencia, y posteriormente se exponen a ser detenidos en calidad de receptor, perdiendo el dinero cancelado por la compra como también el vehículo adquirido para su uso”, cerró.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *