Pese a los llamados de la oposición y del mismo oficialismo, las amenazas de una acusación constitucional contra Sebastián Piñera, y las advertencias de una posible reactivación del estallido social, el Gobierno concretó su decisión de recurrir al cuestionado TC para frenar el tercer retiro de fondos.

El anuncio se dio a conocer luego de una reunión del comité político de La Moneda, tras constatar que la última carta del IFE reforzado que sacó el Presidente Sebastián Piñera en definitiva está lejos de convencer a los senadores de Chile Vamos.

Sin apoyo en el Congreso, Piñera optó por recurrir al TC que encabeza su histórica asesora María Luisa Brahm, una entidad que pasa por su peor momento, con su timonel acusada de maltrato laboral y enfrentada con el resto de los Ministros.

Era un secreto a voces. Y este martes finalmente se confirmó. En una declaración a la prensa desde el Palacio de la Moneda, el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, anunció que el Gobierno ya ingresó esta tarde el requerimiento ante el Tribunal Constitucional (TC) para frenar el tercer retiro del 10% de los fondos de pensiones.

Flanqueado por el ministro de Hacienda Rodrigo Cerda y el vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, Ossa sostuvo que la iniciativa -que será discutida este jueves en el Senado- es “una mala política pública y es inconstitucional”.

La amenaza del TC fue permanente desde el Gobierno desde el ingreso del proyecto, pero recién se concretó ad portas de la votación en la Sala del Senado, programada para este jueves.

El anuncio se dio a conocer luego de una reunión del comité político de La Moneda en la que participaron los ministros Ossa, Bellolio y Cerda, junto al titular de Interior Rodrigo Delgado y de Desarrollo Social, Karla Rubilar y que se extendió por 40 minutos.

Amenaza de acusación

La decisión fue adoptada pese a los llamados del propio oficialismo a no recurrir al TC. Además, se produce en un clima de presión, donde varios analistas y parlamentarios han señalado que una jugada de este tipo podría reactivar el estallido social.

A esto se suma que desde el bloque opositor, algunos de los parlamentarios han amenazado con presentar una acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera si el Gobierno bloquea y anula el tercer retiro.

Un TC cuestionado

Además, el Gobierno hizo el anuncio luego de sacar bajo la manga este lunes la carta de un Ingreso Familiar de Emergencia reforzado, y constatar que en definitiva su apuesta no movió la aguja en términos de cambiar los apoyos de los parlamentarios de Chile Vamos en el Congreso.

De hecho, si bien valoraron la medida, los senadores oficialistas -como Iván Moreira y José Durana- fueron enfáticos en que el nuevo IFE es solo un complemento del tercer retiro, y en ningún caso una solución de reemplazo.

Sin apoyo en el Congreso, Piñera optó por recurrir al TC que encabeza su histórica asesora María Luisa Brahm, una entidad que pasa por su peor momento, con su timonel acusada de maltrato laboral y  enfrentada con el resto de los ministros.

En la presentación anterior, en diciembre pasado, Brahm fue clave para inclinar la balanza a favor de Piñera, dado que el recurso obtuvo un empate a 5 en el pleno, y ella en su condición de presidenta del TC entregó el voto dirimente.

En dicha oportunidad, el Gobierno optó por presentar un proyecto propio de segundo retiro de fondos, para atenuar la presión social, una opción que por ahora se ve lejana.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *