Pese a que a madre e hijo vivían en Talca, estuvieron separados durante 30 años, sin ningún tipo de comunicación.

Sin embargo, esa angustia terminó, gracias a las gestiones realizadas por la Oficina de Integración Comunitaria de la Cuarta Comisaría “Cancha Rayada” de Talca, que en tan sólo dos días volvió a reunir a esta familia.

Es la historia de César Rebolledo Mora, de 49 años de edad, quien por razones labores se trasladó hace 3 décadas de la ciudad de Concepción a la de Curicó, perdiendo contacto con su madre, la señora Francisca Mora López, de 79 años de edad.

Años más tarde, la mujer se radicó en Talca sin saber que su hijo se encontraba en la misma comuna. Distanciamiento que culminó el día de hoy en dependencias de la Unidad.

Ambos agradecieron el trabajo desarrollado por Carabineros, que les ha permitido volver a reencontrarse y comenzar una nueva etapa en sus vidas.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *