Académico de la Universidad de Talca, Sebastián Donoso, aseguró que se han registrado importantes consecuencias en la educación de los niños, aumentado las brechas educativas: “O sea, tú estás en cuarto medio, pero verdaderamente, a nivel de contenido, estás terminando segundo medio”, ejemplificó.

A esto se suma la alta deserción que se ha registrado en los establecimientos educacionales.

Los alcances de la pandemia se sienten fuertemente en el sistema de educación chileno. La crisis sanitaria generada por el COVID-19 generó el cierre de los colegios por extensos periodos y la implementación de clases remotas, lo que ha generado un aumento en la deserción escolar.

El doctor en educación y director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educacional (IIDE) de la Universidad de Talca, Sebastián Donoso, explicó que si bien esta es una problemática histórica en el país, que antes de la pandemia estaba bastante controlada, la crisis sanitaria la ha agudizado y a un año de las clases a distancia las cifras son alarmantes: “Más o menos se estima que 80 mil estudiantes, mínimo, dejaron de asistir a todo tipo de actividades educativas”.

“Hay otro grupo similar en tamaño, entre 90 o 100 mil estudiantes o potenciales estudiantes, que han estado en situaciones muy precarias o nulas, y esos son temas serios”, recalcó Donoso.

El docente aseguró que, además, a raíz de la pandemia, existe un retraso en la entrega de los conocimientos correspondientes al plan de educación nacional que equivale, al menos, a 1,3 años. “O sea, tú estás en cuarto medio, pero verdaderamente, a nivel de contenido, estás terminando segundo medio”, ejemplificó.

Respecto de la posibilidad de recobrar esa materia, el especialista en educación aseguró que es muy difícil de lograr. “Mientras menor sea el curso, hay más posibilidades de recuperar ese conocimiento, pero lo más grandes no podrán”, y añadió que “hay conocimientos que probablemente los alumnos de tercero y cuarto medio nunca van a ver”.

Además, el director de IDE manifestó que las clases remotas han tenido negativos efectos en las brechas educacionales. “La escuela virtual es más desigual que la escuela física”, enfatizó y explicó que existe un gran número de estudiantes con dificultades para poder conectarse a Internet, pagar una conexión e imprimir documentos.

“Es un tema que deberíamos ver luego, ojalá cuando esto a mediados de año dé una pista un poco más clara de estar controlando la pandemia, porque va a haber que hacer estrategias específicas para estos grupos para que se reincorporen y en un plazo de unos 2 o 3 años recuperen lo que debieron haber tenido”, concluyó.

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *