Desde el año 1992 a la fecha,  sólo hemos visto 2 administraciones de la comuna de Longaví. Es decir, que desde hace casi  30 años hemos visto sólo 2 alcaldes dirigiendo los rumbos de nuestro pueblo. ¿Será que existe duopolio también en la política comunal?.

Los procesos sociales han sido impulsados mayoritariamente por la gente en aras de cambio. Si bien el poder de la gente o poder popular tiene una fuerza inconmensurable, ocurre que la gente no dimensiona el poder de articulación, que es el poder de organización “en aras de” (para estos efectos conseguir un fin político). El poder de articulación desde luego puede ser frenado por un sistema político binario o cerrado donde no se da cabida (con un determinado propósito) a más alternativas, pero ¿sólo es responsable el sistema?.

La gente sin organizarse no tiene poder, pero, organizada  tiene un poder enorme para lograr cambios.  ¿Por qué la gente no se ha organizado  para buscar otras alternativas de administración en nuestra comuna? ¿Será que resulta más cómodo votar por los mismos de siempre porque conocemos cómo son?.

Desde 1973 a la fecha, democráticamente ¡hemos elegido sólo 2 alcaldes!.

El poder de articularse que está en cada uno de nosotros junto a nuestros cercanos, es vital si  queremos lograr cambios que van más allá de lo mismo de siempre. Si Chile despertó, Longaví no puede seguir dormido.

 

Por Editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *